domingo, 14 de septiembre de 2008

Cómplices contrapuestos.

En el desvelo de mi noche, tras el intento fallido de dormir ausentándome de los sueños, el grito destemplado de un gato me revolcó en la cama. No sé si grité, sólo sé que quedé inequívocamente despierta. El carácter inefable de mi insomnio taquicárdico me ha llevado a pensar, a mordisquear mis desilusiones. Por más que trato de evitarlo, no dejo de rumiar mi desazón con sentencias fijas: Esto quizás nunca fue para mí... ¿Será que tenían razón? ¿Qué es esto que me pasa?
Pensaba que lo tenía bajo control, que mi sistema de bloqueo era el mejor escudo ante el mínimo "ataque terrorista". Pues bien, al parecer estoy hecha de carbono, como dicen por ahí; esto que siento es la consecuencia de algo que no salió bien, o de muchas cosas que salieron volando contra el sentido de las agujas del reloj.
Ahora, como soy sólo una payasa triste, vestida con los peores harapos para disimular mi pena, resultó ser que ni siquiera el reloj era análogo... Por ende, ¿dónde quedaron las agujas de lo digital?
Es esto, opresión del destino; sinsentido del corazón; juerga escandalosa de mis miedos; destrucción ante dos eventos, separados por pocas agujas de ese reloj tan pueril: El despiadado ataque de la metralla de la palabra, de su presencia; y, también, de la falta de ella, del bombardeo de su ausencia.

2 comentarios:

carolina dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
mifilosofiadelaAalaB dijo...

Escribes como escritora del siglo pasado, y no te sale mal.

Yo escribo como las personas k no escriben, y no me sale nada, jajajaja

Pero tengo nombre de hace mas de dos siglos.

Estreno mi Blog, pase a visitarme si kiere, para ver si mantenemos las visitas.

Se despide cordialmente
Doña Javiera Carrera